"; Los mejores chistes de Había una vez...

HUMOR

Había una vez...


Había una mujer tan, pero tan flaca que cuando sacaba la lengua se iba de boca.




Había una vez un hombre tan flaco, pero tan flaco, que limpiaba mangueras por dentro.
Había una vez una mujer tan gorda, pero tan gorda, que cuando se ponía tacones sacaba petróleo.
Había una mujer tan gorda, pero tan gorda, que cuando se caía de la cama, se caía de los dos lados.
Había un hombre tan feo, pero tan feo, que cuando picaba cebolla hacía llorar a la cebolla.
Había una mujer tan gorda, pero tan gorda, que cuando se pesaba, la balanza decía: Continuará...




Había una vez una señora que llama a un electricista y le dice:
Señor, ¿Podría usted venir a arreglar el timbre de mi casa?
El señor responde:
Claro señora, deme su dirección, señora en este momento voy saliendo para allá.
Pasa una hora y media y el señor nada que llega, entonces la señora decide llamar al hombre por el celular. Suena el celular y el señor responde: Buenas tardes, ¿Que desea?
Y la señora le dice al señor:
¿Piensa usted venir? (con tono irónico)
El señor responde:
Señora, si tengo una hora tocando el timbre y usted no me abre.










Había una vez una mujer tan fea, pero tan fea, que mandó su foto por e-mail(correo electrónico) y la detectó el "antivirus".




Había una señora tan flaca, tan flaca, que el brassier decidió suicidarse, porque según dijo estaba cansado de llevar una vida tan vacía.




Más chistes de Había una vez... Página principal
© Copyright 2000/2019 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED