"; Los mejores chistes de Locos

HUMOR

Locos


Dos enajenados mentales se escapan del manicomio y andando por el campo se encuentran una escopeta, uno le pregunta al otro:
¿Para qué sirve ese artefacto?
El otro le contesta que no tiene ni idea.
El primero se pone a mirar por el cañón y el otro aprieta el gatillo, ¡Boooooon!
Le dice el que apretó el gatillo al otro:
¡No me mires con esa cara que yo también me asusté!




Había una vez dos muditos uno que ya estaba aprendiendo hablar le dice al otro:
Mira, ve con este doctor.
El otro le hizo caso y se fue para allá, cuando el mudito entra el doctor le dice:
A usted lo envió su amigo, ¿verdad?
El mudo le dice sí con la cabeza.
El doctor dice ponga su mano aquí en esta maderita. El mudo se le queda viendo y el doctor le dice:
Si quiere hablar ponga su mano ahí.
El mudo le hace caso y pone la mano ahí.
El doctor con un martillo le da en la mano y el mudo grita:
¡Aaaaaaahhhhhhhh!
Y el doctor le dice:
Mañana continuamos con la "b".




Iba un inspector caminando por los pasillos de un manicomio, acompañado del director, haciendo la inspección de rutina, cuando por la parte de atrás pasa un interno corriendo a toda prisa, haciendo el ruido de una motocicleta.
El inspector le dice al director:
¿Sería usted tan amable de decirle a ese interno, que no haga eso? ¿Por qué? Le interroga el director, ¿acaso le molesta el ruido?
¡No, me molesta el humo!










Esta era una vez que estaban dos loquitos, y uno le dice al otro: Oye, ¿que tal si nos escapamos de este manicomio?
Al otro día los dos se visten de dulces con papel selofan. Entonces, cuando iban caminando por el patio del manicomio el guardia los ve y les pregunta:
¿A dónde van ustedes dos?
Y uno de ellos le responde:
Solamente andamos caminando por aquí.
El guardia les vuelve a preguntar:
¿Y vestidos de dulces?
Y el otro le responde:
Sí.
El guardia les dice:
Se me hace que usted es "demente".
El loquito le responde:
Sí, yo soy demente, y él es de "chocolete".




Llega un hombre al manicomio y el loquero le advierte que hay un loco asesino que se cree general de la revolución, así que el visitante empieza a buscar al loco, y de repente de la nada sale el loco con un machetote gigantesco y empieza a correr detrás de su victima, entonces el visitante empieza a gritar:
¡Loquero! ¡Loquero!
Y el loco le grita:
¡Pos, aunque me quera lo mato!






Más chistes de Locos Página principal
© Copyright 2000/2019 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED