"; Los mejores chistes de Locos

HUMOR

Locos


Estaban unos loquitos en un manicomio. Todos ellos estaban gritando: ¡Ocho! ¡Ocho! ¡Ocho!
Otro loquito vio que los demás estaban gritando ocho, porque habían visto un hoyo en la pared.
El loquito por curiosidad se asomó al hoyo de la pared, y cuando se asomó, le picaron el ojo y los loquitos empezaron a gritar:
¡Nueve! ¡Nueve! ¡Nueve!




Iba un hombre por la calle y pasa al lado de una casa de locos que están gritando:
¡Cuatro, cuatro!
El hombre los oye y los locos siguen:
Cuatro, cuatro.
El hombre no puede esperar y mira por la valla de la casa, los locos le tiran un ladrillo y empiezan:
Cinco, cinco, cinco.




Este era un muchacho que pasaba todos los días por un manicomio en una bicicleta, desde la ventana de arriba del manicomio un loco le disparaba con la mano, hasta que el muchacho se hartó.
El día siguiente cuando pasaba por el manicomio, el loco le hacía pum, pum, pum, y el muchacho desde abajo le grita:
¡Pam!
El loco se dejó caer gritando:
¡Yo nunca te tiré a dar!










Un loco entra a una panadería y le pregunta al panadero:
Señor, ¿ya salió el pan?
Y el panadero le dice:
Sí, ya salió.
Entonces el loco le pregunta:
¿Y a qué hora regresará?




En un manicomio, una lámpara de mano llegó a poder de uno de los locos. El loco comenzó a jugar con ella proyectando la luz hacia el infinito y le dice a otro que se encontraba al lado:
¿Por qué no subes por la luz para ver hasta dónde llega?
A lo que éste le contesta:
¿Tu crees que estoy loco? ¡Si yo me subiera, tu podrías apagar la luz y yo me podría caer!




Más chistes de Locos Página principal
© Copyright 2000/2019 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED