HUMOR

Locos


Iba entrando un doctor a un manicomio y en el patio observó una fila de locos cerca de un poste, el doctor observó al que iba subiendo que una vez arriba del poste dijo:
"Muy cierto" y se bajó. Luego subió otro y dijo: "Así es" y bajó. Al salir, el doctor volvió a ver una larga fila cerca del poste, y se preguntó que habría al final del poste. A la medianoche cuando los locos dormían, subió al poste para ver por qué todos los locos subían una y otra vez. Al llegar arriba se percató de una nota que decía: "Aquí se terminó el poste".




En un manicomio se encontraba un enfermero, que iba hacia el jardín de los enfermos, en eso mira a un enfermo que golpeaba a los demás, el enfermero para tranquilizarlo lo agarra y lo empuja pero el enfermo mental cae y se ve más furioso que nunca, el enfermero al mirarlo dice a correr y el enfermo mental lo sigue, el enfermero corría y corría pero no se podía quitar al enfermo mental de encima, por último, después de una hora el enfermero se rinde y dice:
Ya no puedo más, es mejor que me mate ese enfermo porque sino me voy a morir corriendo.
En eso llega el enfermo con poco aire pero al mismo tiempo furioso y decide actuar, se ve que levanta las manos con una gran furia, como a golpear al enfermero y luego las baja bien despacio y lo toca y le dice: ¡Tú la llevas ahora! Y sale corriendo.




Un manicomio lleno de locos decidió sacar unos cuantos del lugar porque estaba muy lleno, y para eso les hicieron una prueba a los locos, dibujaron una puerta en la pared, y el que se diera cuenta que la puerta no era de verdad lo iban a sacar, el primer loco pasó y trató de abrir la puerta y en eso otro loco no paraba de reírse, la sospechas del encargado fue que él ya no estaba loco, y otro loco trató de abrir la puerta, mientras tanto el otro loco todavía seguía riéndose, en eso le llama la atención el encargado al loco y le pregunta:
¿Y tú? ¿Por qué te ríes?
El loco contesta:
¡Es que aquí, traigo las llaves!











Estaban dos locos planeando escaparse del manicomio y uno le dice al otro: Ve a ver el tamaño de la pared, si es baja la saltamos y si es alta tendremos que buscar otra forma de salir.
Va el loco a ver la pared, vuelve. Y el otro loco le dice:
¿Qué pasó?
No vamos a poder escapar.
¿Por qué?
Porque no hay pared.




Esto era una vez un manicomio donde los locos estaban tristes. El director del manicomio decide tomar acción para mejorar esta situación. Este llama al director recreacional del manicomio y le dice la situación y éste le suguiere una piscina para alegrar a los locos. Al día siguiente los locos aparecen en la piscina haciendo clavados, piruetas y 360 desde el trampolín. El director del manicomio se alegra de ver los locos felices otra vez y se lo deja saber al director recreacional, quien contesta: Sí están felices, ahora deje que le eche el agua a la piscina.







Más chistes de Locos Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED