"; Los mejores chistes de Locos

HUMOR

Locos


Iba entrando un doctor a un manicomio y en el patio observó una fila de locos cerca de un poste, el doctor observó al que iba subiendo que una vez arriba del poste dijo:
"Muy cierto" y se bajó. Luego subió otro y dijo: "Así es" y bajó. Al salir, el doctor volvió a ver una larga fila cerca del poste, y se preguntó que habría al final del poste. A la medianoche cuando los locos dormían, subió al poste para ver por qué todos los locos subían una y otra vez. Al llegar arriba se percató de una nota que decía: "Aquí se terminó el poste".




Iba un inspector caminando por los pasillos de un manicomio, acompañado del director, haciendo la inspección de rutina, cuando por la parte de atrás pasa un interno corriendo a toda prisa, haciendo el ruido de una motocicleta.
El inspector le dice al director:
¿Sería usted tan amable de decirle a ese interno, que no haga eso? ¿Por qué? Le interroga el director, ¿acaso le molesta el ruido?
¡No, me molesta el humo!




Iba un avión de locos y se le acaba la gasolina, entonces informan a los pasajeros:
¡ Se nos a acabado la gasolina!
Y responde un loco: ¡A empujar se a dicho!










¿Para quién es esa carta?, le dice el director de un manicomio a un loco que está escribiendo.
Para mí mismo.
Y, ¿qué te pones?
¡Cómo quieres que lo sepa si aún no la he recibido!




Estos son dos locos que se quieren escapar del manicomio, suben por el tejado y tienen que saltar de una casa a la otra, va el primero y salta y se le cae una teja, y el guardia que estaba abajo pregunta:
¿Quién anda ahí?
y el loco dice:
Miau, miau.
El guardia se calma. Entonces salta el otro y se le vuelve a caer una teja. El guardia vuelve a preguntar lo mismo a lo que el loco le responde: Otro gato.




Más chistes de Locos Página principal
© Copyright 2000/2019 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED