"; Los mejores chistes de Locos

HUMOR

Locos


En un manicomio se encontraba un enfermero, que iba hacia el jardín de los enfermos, en eso mira a un enfermo que golpeaba a los demás, el enfermero para tranquilizarlo lo agarra y lo empuja pero el enfermo mental cae y se ve más furioso que nunca, el enfermero al mirarlo dice a correr y el enfermo mental lo sigue, el enfermero corría y corría pero no se podía quitar al enfermo mental de encima, por último, después de una hora el enfermero se rinde y dice:
Ya no puedo más, es mejor que me mate ese enfermo porque sino me voy a morir corriendo.
En eso llega el enfermo con poco aire pero al mismo tiempo furioso y decide actuar, se ve que levanta las manos con una gran furia, como a golpear al enfermero y luego las baja bien despacio y lo toca y le dice: ¡Tú la llevas ahora! Y sale corriendo.




Este era un manicomio lleno de locos, todos haciendo algo. De pronto un loco se levanta y dice:
Yo soy el enviado de Dios.
Otro se levanta y dice:
¡No mentiroso! ¡Yo soy el enviado de Dios!
Y se levanta otro:
Yo soy el enviado de Dios.
Y así todos se comenzaron a pelear entre ellos, cada uno diciendo lo mismo. De pronto alguien gritó aún más fuerte y todos escucharon: Tranquilos, no sé que les pasa, ¡Porque yo no he enviado a nadie!



El doctor le dice a un loco:
Míreme bien a los ojos y, después le pregunta:
¿Así que cuando usted habla escucha voces y no sabe quien le esta hablando?
El loco responde:
Sí, cuando hablo por teléfono.










Una vez se encontraron tres locos en un desierto. Llevaban varios días de recorrido y no habían encontrado nada para comer y mucho menos para beber. Después de cinco días, los tres locos encontraron un viejo automóvil en medio del desierto, uno de los locos pregunta:
¿Para qué nos puede servir este auto?
El segundo le contesta:
Yo no sé, pero tiene que servir para algo.
El tercero le responde:
Yo me voy a llevar un asiento para sentarme cuando me canse.
El segundo le dice:
Yo me voy a llevar el radiador para tomar agua cuando tenga sed.
El primer loco le dice:
Pues, yo me voy a llevar una puerta.
Y los otros locos le dicen:
¿Una puerta? ¿Y para qué?
A lo que el primer loco le contesta:
¡Para bajar los cristales cuando tenga calor!




Este era un manicomio donde todos los locos estaban metidos en la piscina, y el vigilante les mando que salieran de la piscina, pero ellos no querían, estuvo horas y horas pero ninguno de ellos quería salirse, entonces un loco que estaba fuera le dijo al vigilante:
Le apuesto lo que quiera a que los saco de la piscina.
Viendo el vigilante que no le quedaba más remedio le pidió que lo intentara.
Entonces, el loco coge la manguera y les dice a los locos que estaban en la piscina:
¡Si no salen de la piscina los mojo!




Más chistes de Locos Página principal
© Copyright 2000/2019 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED