"; Los mejores chistes de Locos

HUMOR

Locos


Un doctor llega a visitar un manicomio y en su recorrido ve a uno de los reclusos que está cantando en una plaza, y los demás locos están enfrente a él. Al cabo de una hora el doctor vuelve a pasar y ve al loco que estaba cantando, pero ahora lo hacía de espaldas al público. El doctor le pregunta a uno de los reclusos que por qué el cantante se había volteado, a lo que éste le contesta que ese loco se creía cassette y como acabó el lado A ahora estaba en el B.




Suena el teléfono, un loquito llama al psiquiatra y pregunta:
¿Se encuentra el P, siquiatra?
Lo mismo lo vuelve a preguntar tres veces, entonces la señorita le contesta, mire señor el doctor no está, pero para decir psiquiatra no se pronuncia la P, sólo siquiatra, ¿quién le digo que le llamó?
Dígale que le llamó Edro.




Estaban todos los locos conversando de pronto llega el cuidador y les dice a todos los demás locos que era hora de bañarse, entonces todos corrieron hacia la piscina excepto uno, entonces este vio que uno de los locos se estaba ahogando entonces este corrió ha rescatarlo, y lo rescata, al día siguiente el director del centro lo llamo y le dijo hemos visto su valentía y hemos llegado a un acuerdo de que usted no es loco, porque salvo a su amigo pero sucedió algo trágico al loco que usted salvo lo encontramos colgado hoy en la mañana, entonces el loco dijo: Ah, es que como estaba mojado yo lo colgué para que se secara.










Se escapan dos locos de una clínica psiquiátrica. En su huida llegan a una estación de tren y suben al tren contentos de su buena suerte; Resulta que aquel tren llevaba una compañía de marina de maniobras y al ver tanto marino le dice uno a otro: Oye loco, esto no es un tren, ¡esto es un barco!. El otro dice: Vamos a tirarnos al agua antes de que zarpe, y se tira. El que está aún en el tren le pregunta: ¿Cómo está el agua?.... y contesta el otro desde el suelo del anden: ¡Tírate por el otro lado que por aquí hay muchas rocas!




En el manicomio, un loco gritaba:
¡Yo soy el enviado de Dios!
Se le acerca otro loco y le dice:
No, ¡Yo soy el enviado de Dios!
Y así, los dos locos discuten.
Entonces, se acerca un tercer loco, y les pregunta:
¿Qué pasa aquí?
Y el primer loco dice:
¡Yo soy el enviado de Dios!
Y el segundo dice:
No, ¡Yo soy el enviado de Dios!
Entonces, el tercer loco dice:
Un momentito, ¡Yo no he enviado a nadie!




Más chistes de Locos Página principal
© Copyright 2000/2019 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED