HUMOR

Matrimonios


En su segunda Luna de Miel, una pareja algo madura llega a las oficinas de inmigración. El guardia revisa los documentos de los interesados, al ver la identificación de la mujer dice:
Muy bien señora, la felicito, es la primera vez que veo que una dama pone en su credencial un retrato actual.
El esposo haciendo segunda a tal declaración menciona:
Ya vez mi vida, que no tiene nada de malo negar la edad.
La mujer, enojada y a punto de estallar aclara al guardia:
Lo que usted está viendo es mi huella digital.




Un matrimonio se despierta en la madrugada porque un ladrón se quería meter a robar y entonces la mujer le dice a su esposo:
Viejo sal para que vean que hay un hombre en la casa.
Y él contesta:
Mejor sal tú para que vean que tenemos perro.




MANUEL se despierta en casa con una resaca monumental.
Se esfuerza en abrir los ojos, y lo primero que ve es un par de aspirinas y
un vaso de agua en la mesita de noche.
Se sienta y ve su ropa toda bien limpia y planchada frente a él.
Manuel mira alrededor de la habitación y ve que todo está en perfecto orden
y limpio. El resto de la casa está igual.
Toma las aspirinas y ve una nota sobre la mesa:
"Cariño, el desayuno está en la cocina, salí temprano para hacer unas compras. Te quiero."
Así que va a la cocina, y ahí estaba el desayuno y el periódico del día esperándole.
Su hija también está en la mesa, desayunando.
Manuel le pregunta,
"¿Hija , qué pasó ayer por la noche?"
Su hija le contesta:
"bien, pues volviste después de las 3 de la madrugada, borracho. Rompiste algunos muebles, vomitaste en el pasillo y te pusiste un ojo morado cuando te diste contra la puerta."
Confundido, Manuel pregunta:
"¿Y cómo es que todo está tan limpio y ordenado, y el desayuno esperándome en la mesa?"
Su hija contesta:
"Ah, eso!... Mamá te arrastró hacia el dormitorio y cuando intentó sacarte los pantalones, tú gritaste:
¡¡¡... "SUÉLTAME MALDITA MUJER ... SOY CASADO...!!!"











Dos caballeros que se movían muy de prisa en el interior de un
hipermercado con sus carritos de compras se chocan. Uno le dice al otro: Perdóneme usted, es que busco a mi señora.
¡Que coincidencia! Yo también, estoy ya desesperado.
Bueno, tal vez le pueda ayudar.
¿Cómo es su señora?
Es alta, de pelo castaño claro, ojos verde, piernas bien torneadas, en fin, muy bonita, ¿Y la tuya?
Con esa descripción, olvídate de la mía ,vamos a buscar la tuya.




En la conserjería del hotel: *Ring, ring*
- ¿Diga?
- Tengo un problema. Estamos en el piso 39 y mi mujer se quiere suicidar tirándose por la ventana.
- No se preocupe, señor, los cristales de las ventanas no se pueden abrir. - Ese es el problema.







Más chistes de Matrimonios Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED