"; Los mejores chistes de Matrimonios

HUMOR

Matrimonios


Una pareja va al registro civil, precisamente para contraer matrimonio, y entre tantos requisitos se les pide otorguen su dirección.
El notario pregunta:
¿En qué sector vive?
Y pregunta la mujer:
¿El o yo?
Usted.
En el sector Reforma.
¿Y él?
También.
¿Cuál es el nombre de la calle dónde vive?
Pregunta la mujer:
¿El o yo?
Usted.
Independencia.
¿Y él?
También.
¿Cuál es el número de su casa?
Pregunta la mujer:
¿De quién, de él o la mía?
De usted
Número 104.
¿Y de él?
También.
Para esto el notario ya estaba hasta el gorro, y muy enojado le dice: Señorita, si viven donde mismo, ¿Por qué pregunta si usted o él?
Ah bueno, es que yo tengo viviendo allí 2 años y medio.
¿Y él?
¡También!




Cariño! ¿Crees que estoy gorda?

Cariño, tú nunca me dices cosas dulces
¿Para qué? ¿Para que te las comas?




Frases sobre el Matrimonio:
Casarse es como ir a un restaurante con amigos, haces el pedido y cuando ves lo que pidió el otro quieres lo que él tiene.
El hombre no está completo hasta que se casa. Después está terminado.
Un hombre dijo: Yo no conocía la verdadera felicidad hasta que me casé, y después ya era demasiado tarde.
Cuando un hombre te roba a tu mujer, no hay mejor venganza que dejar que se quede con ella.
No es verdad que los hombres casados viven más que los hombres solteros, sólo parece más largo el tiempo.
Perder a una esposa puede ser difícil, en mi caso fue casi imposible.
Si no fuera por el matrimonio, el hombre pasaría su vida pensando que no tiene defectos.
Un hombre exitoso es aquel que hace más dinero que el que su esposa pueda gastar. Una mujer exitosa es aquella que pueda encontrar un hombre así.
Los hombres que tienen aritos en las orejas están mejor preparados para el matrimonio, ya experimentaron con el dolor y compraron joyas.
Un hombre le dice a otro, muy orgulloso: Mi mujer es un ángel. Y el otro le dice: Qué suerte que tienes, la mía sigue viva.










Cariño, el médico me ha dicho que sólo me quedan ocho horas de vida, así que me voy a ir toda la noche de juerga contigo.
Claro, cómo tú mañana no tienes que madrugar.




Un hombre se encuentra desayunando y llega su esposa y le dice:
Jorge, me encontré ésto en tu ropa, dice Marilú, ¿quién es ella?
A lo que el hombre le responde:
¡Ahh! Lo que pasa es que fui al hipódromo y al caballo que le aposté se llamaba Marilú.
Después de varios días, la señora le dice al marido en tono enojado: ¡Jorge, tienes una llamada telefónica de tu caballo!






Más chistes de Matrimonios Página principal
© Copyright 2000/2019 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED