"; Los mejores chistes de Matrimonios

HUMOR

Matrimonios


Un hombre entra a su casa, sube las escaleras y entra a su cuarto, allí encuentra a su mujer apenas vestida, semi tapada con una manta y un poquito exaltada.
El hombre, un poco ingenuo, le dice:
Amor, ¿estás bien? ¿tenés un ataque?, amor, ¿qué te pasa?, amor... En ese momento entra uno de sus hijos, y le dice al hombre:
Papá, en el placard ( closet ) hay un cuco.
El señor va a ver, llega hasta el placard ( closet ) y abre la puerta, y adentro encuentra a su mejor amigo, y le dice:
Ay Juancito, mi mujer con un ataque, y vos asustándome a los pibes.



Papá, ¿Por qué te casaste con mamá?
Tú tampoco puedes entenderlo, ¿verdad?




La esposa le dice al marido:
-Cariño, dame el bebé.
- Espera a que llore.
- ¿A que llore?. ¿Por qué?
- Porque no lo encuentro










Una pareja va al registro civil, precisamente para contraer matrimonio, y entre tantos requisitos se les pide otorguen su dirección.
El notario pregunta:
¿En qué sector vive?
Y pregunta la mujer:
¿El o yo?
Usted.
En el sector Reforma.
¿Y él?
También.
¿Cuál es el nombre de la calle dónde vive?
Pregunta la mujer:
¿El o yo?
Usted.
Independencia.
¿Y él?
También.
¿Cuál es el número de su casa?
Pregunta la mujer:
¿De quién, de él o la mía?
De usted
Número 104.
¿Y de él?
También.
Para esto el notario ya estaba hasta el gorro, y muy enojado le dice: Señorita, si viven donde mismo, ¿Por qué pregunta si usted o él?
Ah bueno, es que yo tengo viviendo allí 2 años y medio.
¿Y él?
¡También!




Aparece un aviso clasificado en el periódico, "se necesita verdugo; interesados presentarse el día jueves".
El día jueves, aparecen tres personas, dos hombres y una mujer.
De pronto se escucha una voz, "pase el primero".
El hombre entra, la voz dice, "al frente suyo hay una puerta, detrás de ella hay una escopeta en una mesa, y está su esposa atada en una silla, entre, dispárele y el puesto será suyo".
El hombre dijo, "no puedo, no soy capaz". Entonces la voz le dijo, "puede retirarse, usted no sirve para este empleo, pase el siguiente".
Entró el segundo hombre muy decidido, la voz repitió, "al frente suyo hay una puerta, detrás de ella hay una escopeta en una mesa, y está su esposa atada en una silla, entre y dispárele, y el puesto será suyo".
El hombre entró, tomó la escopeta y se puso a llorar. Entonces la voz dijo, "Váyase, usted no sirve para esto, pase el siguiente".
Entonces entro la mujer, la voz le dijo, "al frente suyo hay una puerta, detrás de ella hay una escopeta en una mesa, y está su esposo atado en una silla, entre, dispárele y el puesto será suyo". La mujer entra, toma la escopeta y antes de que se cierre la puerta, pum, pum, pum, le descargó cuatro cartuchos en la cara a su esposo, luego se cerró la puerta y empezaron a sonar golpes, quejidos, vidrios rotos. Y así, se demoró un tiempo, cuando de pronto sale la mujer toda llena de sangre y dice: ¡Me hubieran dicho que las balas eran de salva, me toco matarlo a sillazos!




Más chistes de Matrimonios Página principal
© Copyright 2000/2019 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED