HUMOR

Niños


Había un niño tan, pero tan fanático de los video juegos, que cuando se murió le pusieron en la tumba "game over".




Pregunta la maestra en la escuela:
Juanito, ¿qué quieres ser cuando grande?
Yo quiero ser doctor.
Muy bien, ¿y tú Pepito?
Quiero ser abogado.
¿Y tú Jaimito?
Yo quiero ser imbécil.
¿Por que quieres ser imbécil?
Porque siempre que salgo con mi papá, él dice, "tremenda casa que tiene ese imbécil, tremendo auto que tiene ese imbécil..."




Había una vez un niño que se llamaba Pepito. Su maestra les pidió escribir un poema para el día de las madres. Entonces, La maestra dice:
¿Quién terminó?
Y entonces Pepito levanta su mano y dice:
Yo.
La maestra dice:
¿Tan rápido?, déjame ver.
Y Pepito le enseña y la maestra dice:
¡Pero Pepito, este poema lo escribiste el año pasado!
Y Pepito dice:
Pero yo no cambio de mamá cada año.











La maestra de Pepito está tan harta de él, que un día le dice:
¡Pepito, quisiera ser tu madre por dos o tres días, a ver si puedo mejorar tu educación!
Pepito le contesta:
Está bien, señorita, hablaré con mi papá, pero por lo que dice de usted, él estará muy contento.




Mario le dice asombrado a José:
¿Por qué andas tan estudioso?
Porque mi papá me da $10 por cada nota buena que le enseño.
¿Y cuánto llevas?
Pues hasta ahorita nada, ¡Le debo 80 pesos!







Más chistes de Niños Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED