HUMOR

Otros...


Dos hombres van a un restaurante chino, y al entrar se sientan y esperan al mesero, cuando éste llega le preguntan cuál es el especial del día, a lo que el mesero responde:
Aloz con lata.
Los hombres se miran y uno dice sorprendido:
¿Arroz con lata?
El mesero dice:
No, aloz con lata.
El hombre vuelve a preguntar:
¿Arroz con lata?
A lo que el mesero explica:
Con lata, la mamá de los latoncitos.




Andaba un indio caminando, de repente ve a un grupo de personas, y ve que a una persona se le cae algo, y él va a recogerlo, era un espejo, y se mira en él y dice:
¡Ay, con razón te tiraron, estás bien feo!




Un hombre toma un taxi y le dice al taxista:
Calle Castalla número 5, por favor.
El hombre durante el trayecto iba muy atareado consultando una guía turística y para hacerle una pregunta al taxista llama su atención con una palmada en el hombro:
Por favor...
El taxista sobresaltado empieza a dar volantazos para uno y otro lado de la calzada, está a punto de colisionar con un coche que venía en sentido contrario, del volantazo casi embiste a un camión por detrás, se sube a la acera y casi atropella a una mamá que iba con su niño en un carrito, y finalmente se queda empotrado contra el escaparate de un supermercado. Pasado un rato, los dos se reponen del accidente y le dice el taxista al cliente:
No me dé estos sustos, por favor, que casi se me para el corazón. El cliente le contesta:
Perdone, si llego a saber que se iba a asustar tanto no le hubiera tocado el hombro
Y responde el taxista:
Es que es mi primer día, ¿sabe?, y no estoy acostumbrado.
El cliente para quitarle hierro al asunto le pregunta:
¿A qué se dedicaba antes?
Y le contesta el taxista:
Era chofer de una funeraria.











Se encontraron dos amigas que vivían al otro lado del cementerio, conversando se les hizo de noche y tenían que cruzar el cementerio, como eran muy miedosas esperaron que alguien fuera por el mismo camino para pedirle que las acompañara. Entonces vieron a un señor al que le pidieron que las acompañara y éste amablemente les respondió que sí. Cuando iban a medio camino, como nadie platicaba nada, una de ellas le dijo al señor: Señor, ¿A usted no le da miedo pasar de noche por el cementerio?
A lo que él le respondió:
Bueno, en realidad ya no, pero cuando estaba vivo sí.




Un chino llegó a Mexico pero no sabía hablar español, lo único que sabía decir era "chinito tota jamon" (traducido es "chinito torta de jamón"). Estando en Mexico, entró a un restaurant y dijo:
¡Chinito tota jamón!
El mesero inmediatamente fue por su torta de jamón, y así pasaron los días y el chinito ya estaba harto de las tortas de jamón, y un día se le ocurrió una brillante idea y dijo:
Ya sé, voy a escuchar lo que pida el del lado, y eso voy a pedir. La persona de lado pidió enchiladas, y el chinito dijo:
¡Ahh, enchilalas!
Al llegar, el mesero preguntó:
¿Qué desea?
Y el chinito contestó:
Chinito quele enchilalas.
El mesero dijo:
¿Verdes o rojas?
¡Chinito quele enchilalas!
Esto se repitió hasta que el mesero dijo en voz alta:
¡Verdes o rojas!
Y el chinito resignado dijo:
Chinito tota jamón.







Más chistes de Otros... Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED