"; Los mejores chistes de Otros...

HUMOR

Otros...


Había una vez un tipo que su gran sueño era actuar, un día un amigo le consigue un pequeñísimo papel, en una obra de teatro.
El tipo lo único que tenía que decir era:
Aquí he llegado mi reina. Y se pasaba todo el día practicando:
Aquí he llegado mi reina.
Aquí he llegado mi reina.
Aquí he llegado mi reina.
Aquí he llegado mi reina.
Toda la semana se pasó practicando el "Aquí he llegado mi reina". Llegado el día de la obra se encuentra al costado del director. La obra empieza y empieza el primer acto y el tipo le pregunta al director: ¿Entro, entro?
¡No, todavía no!
Llega el segundo acto y el tipo insiste:
¿Entro, entro?
¡No, entras más adelante!
Empieza el tercer acto:
¿Entro, entro?
¡No, espera un rato más!
Y en esa escena matan al rey. Al comenzar el cuarto acto le dice el director:
Dale, ahora entra.
El tipo entra y le dice a la reina:
Aquí he llegado mi reina.
Y la reina le contesta:
Has llegado tarde ya lo han matado.
Y el tipo responde:
¡Lo que pasa es que éste estúpido no me dejaba entrar!




Estaba una vez un hombre en la fila para entrar a la plaza de toros en la cual habían como 200 personas en la fila, y a él solamente le faltaban como tres personas para entrar, cuando en eso escucha un grito desde atrás que dice:
¡Manolo!
Y el hombre se sale de la fila para ver quién era, y no ve a nadie, pero ya le ganaron el lugar, y se vuelve a poner atrás y otra vez ya solamente le faltaban dos persona para entrar cuando escucha:
¡Manolo!
Y vuelve a salir y no ve nada y le ganan el lugar. Se pone atrás y otra vez ya solamente le falta una persona y vuelve a escuchar:
¡Manolo!
Y el hombre sale molesto y grita:
¡Hombre, que yo no soy Manolo!




Era una vez un niño tan cabezón, pero tan cabezón que la mamá le mandaba a realizar las compras para el mes y le decía:
Mijo, las guardas en tu gorra.
¿Qué le dijo un pato a otro pato cuando estaban haciendo una carrera? Estamos empatados.
¿Cuál es el animal que después de muerto aún sigue dando vueltas? El pollo asado.
Una vez, un soldado con su capitán estaban resguardando la base militar de los aviones enemigos, y el capitán le pregunta:
Soldado, los aviones que se divisan por el norte, ¿Son amigos o enemigos? El soldado le dice:
¡Amigos, porque vienen juntos, mi capitán!










Estaba un japonés, un estadounidense y un mexicano en el edifico más grande del mundo.
El japonés le dice al resto:
Les propongo un reto, ustedes deberán ir a la sima de ese edificio y aventar su reloj desde el último piso, y venir corriendo abajo y agarrarlo con la mano.
Todos Aceptan. Primero va el japonés y lo avienta, baja corriendo, pero lo encuentra destruido.
Luego va el estadounidense lo avienta, baja corriendo pero, lo encuentra igual que el japonés.
Y el último va el mexicano lo avienta, baja caminando, cuando llega abajo no lo ve mira para arriba y se va a tomar una malteada, se va con sus amigos y se duerme; después de un rato vuelve y lo acacha con la mano. ¡Increíble!, dicen el japonés y el otro, y le preguntan:
¿Cómo le hiciste?
Y responde el mexicano:
Es que lo atrasé una hora.




En cierta ocasión, en un zoológico un hombre le pregunta a un guía de turistas:
Perdón joven, ¿Me podría decir dónde queda la jaula de los changos? Y el guía le contesta:
Sino se sabe regresar, ¿Para qué se sale?






Más chistes de Otros... Página principal
© Copyright 2000/2019 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED