"; Los mejores chistes de Política

HUMOR

Política


Este era un día en que el señor presidente paseaba por la calle, cuando escucha una voz que dice:
¡Que se muera el presidente!
Este mira desconcertado para todos lados y cuando ve un loro en la ventana de una casa decide tocar la puerta de ésta, al abrir la dueña de la vivienda, el presidente disgustado le dice que él pasará mañana y el loro no deberá decir eso.
La señora preocupada, fue a casa del sacerdote y éste canjea con ella el loro, la señora se lleva el loro del sacerdote y el sacerdote se queda con el loro de ella. Al día siguiente pasa el presidente y observa que el loro no dice nada, éste enojado le dice al loro:
¿No vas a decir que se muera el presidente?
Y el loro contesta:
¡Que Dios te oiga hijo mío, que Dios te oiga!




El presidente sale a pasear por el campo y se cae en un pozo profundo. Empieza a gritar hasta que un campesino lo oye y se acerca al pozo. ¡Por favor ayúdeme, estoy mal herido!
¿Mal herido? Responde el campesino al reconocerlo y sonriendo dice: ¡No, el problema es que está muy mal enterrado!




Burocracia.
Estaba un contador, un arquitecto, un químico y un burócrata discutiendo sobre, cuál de sus perros era el más listo. Entonces, se les ocurrió ponerles a prueba, el arquitecto llama a su perro de nombre compás y le dice:
Has lo que sabes, y el perro tomó un pliego de papel milimétrico, un lápiz, y una regla y dibujó un cuadrado perfecto.
Después el contador llamó a su mascota de nombre inventario:
Muéstrales, le dijo, el perro fue por un paquete de galletas y las dividió y acomodó en tres pilas con el mismo número de piezas. A este, le siguió el químico que llamó a su perro de nombre matraz y le dijo:
Has lo tuyo.
Y el perro tomó un recipiente con leche y una taza graduada y midió exactamente 1/2 litro. Cuando tocó el turno al burócrata todos estaban atentos a ver que hacía su perro, entonces lo llamó:
¡Senador!
Y el perro sin más fue y se echó sobre el pliego de papel, bebió la leche de un sólo trago y se zampó todas las galletas.










Un hombre está pidiendo en una esquina y pasa por allí un señor y el que está pidiendo le dice:
¡Señor, deme algo para ayudar a los subnormales!
El señor le responde:
¿Qué? ¡Para el gobierno ni un céntimo!




A ver sr. Presidente: ¿Sabes quién fue Juana de Arco?
-Fácil, Una drogadicta;
-¿De dónde sacaste eso?
- En el libro, dice que murió por heroína.






Más chistes de Política Página principal
© Copyright 2000/2019 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED