"; Los mejores chistes de Suegras

HUMOR

Suegras


Un hombre lleva a su suegra al hospital porque está muy mal. Mientras espera, el hombre se encuentra con un amigo e inician una conversación. Cuando sale el doctor y pregunta:
Por favor, los familiares de Josefa Hernández.
Yo soy, responde el hombre.
Entonces el doctor le dice:
Compadre, vaya pensando lo peor.
¡No me diga doctor que me la tengo llevar a casa nuevamente!




-Oye Juan, ¿por qué estas todo arañado, amoratado, y cansado?
-Es que vengo de enterrar a mi suegra...
-¡Cuanto lo siento!... pero ¿por qué estás todo golpeado?, ¿qué te pasó? -Es que no se dejaba enterrar...




Llega un tipo con un ataque de nervios a ver al psiquiatra y le dice: Doctor, llevo tres semanas de soñar que mi suegra viene a comerme cabalgando sobre un cocodrilo.
¿Sí?, contesta el psiquiatra.
Sí doctor, esos ojos amarillos, esa piel escamosa, esos dientes afilados. ¡Hombre, que terrible!, dice el psiquiatra.
Y el hombre contesta:
¡Y espere que le describa el cocodrilo!










Iban dos tipos hablando un día y le dice uno a otro:
Vieras que ayer iba yo caminando con mi suegra por el parque. En eso, aparecieron dos tipos y se le fueron encima a ella. La golpeaban como animales.
El otro preguntó:
¿Y vos qué hiciste?
Pues me aparté, ¿Qué más iba a hacer?
¿Y por qué no te metiste?
Ah, no, ya era un abuso pegarle entre tres.




En cierta ciudad hay dos familias que quieren casar a las hijas; pero no hay chicos adecuados en el pueblo, así que deciden unirse para buscarlos por los pueblos de los alrededores. Finalmente encuentran dos excelentes partidos, y les invitan a que vayan a conocer el pueblo. Pero resulta que uno de ellos se arrepiente por el camino, y sólo uno de ellos llega al pueblo. Y es una joyita, así que las dos familias lo quieren. Total, que las dos familias empiezan a discutir de quien es el novio, y como la cosa no se aclara, deciden hablar con el juez más viejo de los alrededores. El juez decide lo siguiente:
Lo que haremos es muy simple, partiremos al chico por la mitad, y le daremos un trozo a cada familia para que no hayan discusiones.
Entonces, la madre de una de las novias dice:
No, por favor, pobre muchacho, como le van a hacer eso.
Pero la segunda madre dice:
¡Eso, eso, que lo partan, que lo descuarticen!
Entonces, el juez mira a la segunda madre y decide:
El chico se casa con su hija, ¡Usted es la verdadera suegra!




Más chistes de Suegras Página principal
© Copyright 2000/2019 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED