"; Los mejores chistes de Suegras

HUMOR

Suegras


Un señor llega a la casa y le dice a su esposa:
Mi amor, apresúrate, toma el perro y llévalo al veterinario para que le quiten la cola, hoy mismo.
Pero, por qué mi amor, el perro no tiene problemas con su cola.
Lo que sucede es que tu madre viene mañana, y no quiero ninguna
manifestación de alegría en esta casa.




Una pareja de esposos discutía, y el marido dice:
- Es que tu mama tiene la culpa de todo.
La esposa responde:
- Si, ya se que tu no quieres a mi mamá.
- Quien dice que no quiero a tu madre, si la quiero igual que a la cerveza.
La esposa, conocedora de la pasión de su cónyuge por la cerveza, le dice con tono de interrogación:
- ¿Tu quieres a mi mama igual que a la cerveza?.
- Si, quiero a tu madre como a la cerveza, ¡porque la quiero fría, con la boca abierta y echando espuma!.




En cierta ciudad hay dos familias que quieren casar a las hijas; pero no hay chicos adecuados en el pueblo, así que deciden unirse para buscarlos por los pueblos de los alrededores. Finalmente encuentran dos excelentes partidos, y les invitan a que vayan a conocer el pueblo. Pero resulta que uno de ellos se arrepiente por el camino, y sólo uno de ellos llega al pueblo. Y es una joyita, así que las dos familias lo quieren. Total, que las dos familias empiezan a discutir de quien es el novio, y como la cosa no se aclara, deciden hablar con el juez más viejo de los alrededores. El juez decide lo siguiente:
Lo que haremos es muy simple, partiremos al chico por la mitad, y le daremos un trozo a cada familia para que no hayan discusiones.
Entonces, la madre de una de las novias dice:
No, por favor, pobre muchacho, como le van a hacer eso.
Pero la segunda madre dice:
¡Eso, eso, que lo partan, que lo descuarticen!
Entonces, el juez mira a la segunda madre y decide:
El chico se casa con su hija, ¡Usted es la verdadera suegra!










Un hombre lleva a su suegra al hospital porque está muy mal. Mientras espera, el hombre se encuentra con un amigo e inician una conversación. Cuando sale el doctor y pregunta:
Por favor, los familiares de Josefa Hernández.
Yo soy, responde el hombre.
Entonces el doctor le dice:
Compadre, vaya pensando lo peor.
¡No me diga doctor que me la tengo llevar a casa nuevamente!




Auxilio, socorro, amor, que llamen a los bomberooos, se quema nuestra casaaaaa.
¡Shhhh!, silencio mi amor, no hagas ruido que vas a despertar a tu madre.





Más chistes de Suegras Página principal
© Copyright 2000/2019 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED