HUMOR

Niños


Había una vez un padre cansado del mal comportamiento del hijo y le dijo: Prepara tu maleta que te vas una semana para la casa de tu abuelo, ya que papá era muy estricto conmigo cuando chico.
A la semana siguiente el padre va a buscar a su hijo y le pregunta como te fue, el niño contesta:
Bien, bien.
Con lo travieso que eres tu y lo jodido que es el abuelo, dime que hacían todos los días. El niño contesta:
El abuelo me llevaba todos los días al centro del lago, me dejaba allí y él regresaba en el bote.
Con razón, si debes estar cansado de tanto nadar, dice el padre.
No papá, contesta el niño, si la nadada no era nada, lo difícil era salir del saco.




Era un niño tan feo, tan feo, tan feo, que cuando mandó su foto por e-mail le detectaron los antivirus.




Papá, papá, ¿Por qué en la escuela me dicen peludo?
¡Vieja, vieja, el perro me está hablando!











Un niño va donde el papá y le dice:
Papá, cuando sea grande me gustaría ser como tú.
El padre todo orgulloso le dice:
¿Para qué? ¿Para ser tan grande e importante como yo?
El hijo le responde:
¡Claro que no papá, quisiera ser como tú para tener un hijo como yo!



Mamá, mamá, ¿Es cierto que descendemos de lo monos?
No lo sé cariño, tu padre nunca me ha presentado a su familia.







Más chistes de Niños Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED