HUMOR

Niños


Mientras el avión atestado está a punto de despegar, la calma es rota por un pequeño de 5 años que escoge ese momento para hacer una tremenda rabieta. No importa lo que hiciera la frustrada y avergonzada madre para calmarlo, el niño continuaba gritando furiosamente y pateaba los asientos alrededor. De pronto, desde el fondo del avión se levantó un anciano general en uniforme, con el pecho cubierto de condecoraciones, que caminó lentamente por el pasillo, llegó hasta donde estaba el niño e inclinándose suavemente le dijo algo al oído. De inmediato, el niño se tranquilizó, tomó la mano de su madre, y se abrochó su cinturón. Todos los pasajeros empezaron a aplaudir. Mientras el general regresaba
lentamente a su asiento, una de las azafatas le dijo:
Disculpe, señor, pero podría decirme qué palabras mágicas usó para callar a ese pequeño.
El viejo sonrió y dijo:
Simplemente le mostré mis condecoraciones, y le expliqué que todas esas medallas me autorizaban a tirar a un pasajero por la puerta del avión, en el momento que yo quisiera.




Llega un niño a su casa después del colegio, y su papá le pregunta que cómo le había ido.
el niño le respondió:
¡Mal!
¿Y por qué?
Porque nadie le entiende a esa maestra loca.
¿Por qué? ¿No explica bien, o qué?
No es eso, es que dice que hagamos una cosa y después resulta que está malo.
¿Qué pasó, pues?
Me dijo que escribiera en el pizarrón tres palabras graves.
Y no pudiste.
Sí, sí pude, pero dice que eran tan graves que me expulsó del colegio.



Un profesor estaba en su clase y un alumno le pregunta:
¿Cuantos años tiene, profesor?
Adivínenlo, dijo el profesor.
Y un alumno dijo:
44.
Y el profesor le contestó.
¡Sí! ¿Cómo adivinaste?
Porque mi hermano tiene 22 y es medio tonto.











Va Jaimito caminando por la calle con su abuela de la mano y por ahí ve un caramelo y trata de levantarlo. Entonces, la abuela le dice:
Jaimito, ¡Las cosas del suelo no se levantan!
Continúan caminando y por ahí el niño ve un billete de cien dólares y lo trata de levantar, en eso su abuela lo ve y le dice:
Jaimito, ¡Te he dicho que las cosas del suelo no se levantan!
Siguen caminando y la abuela tropieza con una piedra en el camino y se cae.
Entonces le dice:
¡Jaimito! ¡Ayúdame! Y Jaimito le responde:
¡Abuela, las cosas del suelo no se levantan!




Pedrito, Pedrito, ¿Qué vas a ser cuando seas grande?
Pedro.







Más chistes de Niños Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED